Reseña: Una columna de fuego, de Ken Follett

9:30


Una columna de fuego arranca cuando el joven Ned Willard regresa a su hogar en Kingsbridge por Navidad. Corre el año 1558, un año que trastocará la vida de Ned y que cambiará Europa para siempre.

Las antiguas piedras de la catedral de Kingsbridge contemplan una ciudad dividida por el odio religioso. Los principios elevados chocan con la amistad, la lealtad y el amor, y provocan derramamientos de sangre. Ned se encuentra de pronto en el bando contrario al de la muchacha con quien anhela casarse, Margery Fitzgerald.

Cuando Isabel I llega al trono, toda Europa se vuelve en contra de Inglaterra. La joven monarca, astuta y decidida, organiza el primer servicio secreto del país para estar avisada ante cualquier indicio de intrigas homicidas, levantamientos o planes de invasión.

En París, a la espera, se encuentra la seductora y obstinada María Estuardo, reina de los escoceses, en el seno de una familia francesa con una ambición descomunal. Proclamada legítima soberana de Inglaterra, María cuenta con sus propios partidarios, que conspiran para deshacerse de Isabel.

Entretanto, Ned Willard busca a Jean Langlais, un personaje escurridizo y enigmático, sin saber que tras ese nombre falso se esconde un compañero de clase de su infancia, alguien que lo conoce demasiado bien.

A lo largo de medio siglo turbulento, el amor entre Ned y Margery parece condenado al fracaso mientras el extremismo hace estallar la violencia desde Edimburgo hasta Ginebra. Isabel se aferra precariamente a su trono y a sus principios, protegida por un pequeño y entregado grupo de espías hábiles y agentes secretos valerosos.

Los auténticos enemigos, tanto entonces como ahora, no son las religiones rivales. La verdadera batalla es la que enfrenta a quienes creen en la tolerancia y el acuerdo contra tiranos dispuestos a imponer sus ideas a todo el mundo... y a cualquier precio.


Allá por el año 1989 salía a la venta Los Pilares de la Tierra, un libro del género histórico que causó un furor inusitado y puso el foco de atención en su autor Ken Follett ya que era capaz de escribir un libro sobre catedrales y que no pareciera aburrido para nada. Ese éxito hizo que volviera a intentarlo con una segunda parte que pese a que no estaba a la altura de su predecesor, contentó a todos los fans. Este 2017, el señor Follett vuelve con una tercera parte que coge como base el famoso Kingsbridge y sus tramas girarán alrededor del pueblo.

La familia Willard es una de las más properas de Kingsbridge junto a los Fitzgerald, pero hay un asunto que los separa: la religión. La reforma protestante promovida por Lutero y Calvino está arrasando por media Europa y contando cada día con más adeptos. La situación en Inglaterra es insostenible, la reina María casada con Felipe II prohibe el protestantismo en sus tierras y quema en la hoguera a todos los herejes que siguen la nueva religión. En Francia, las cosas siguen el mismo curso que en Inglaterra en temas de religión y los problemas con las alianzas sigue en un curso que lleva a que María Estuardo se case con el heredero al trono de Francia.

Con la muerte de María I de Inglaterra, se sucederá la disputa por la sucesión al trono: por un lado tenemos a Isabel, hija ilegítima de Enrique VIII y favorecedora de que el protestantismo vuelva a ser una religión admitida y por el otro lado; María Estuardo, reina de Escocia y consorte de Francia que por derecho le pertenece y sigue la línea dura del catolicismo más puro. En base a esta trama, el libro se desarrollará durante 40 años para seguir a nuestros protagonistas.

Como habréis comprobado por el pequeñísimo resumen que os he dado, este libro tratará la lucha del protestantismo contra la religión católica que estaba instaurada por toda Europa con Felipe II como uno de los gran abanderados. La negativa de Isabel I de prohibir esta corriente y las persecuciones que se llevaron a cabo será uno de los temas principales del libro con el que se mezclarán otros como política, asuntos amorosos o de otra índole.

Ha sido interesante conocer mucho más como vivieron esa época mucha gente que se veía despechada por la religión católica y encuentran consuelo en otra nueva que parece estar más cerca del pueblo. En estos casos, como casi siempre, los grandes señores son los que más se oponen a este tipo de cambios y no les conviene que el simple campesino pueda pensar por si mismo o pueda, como se da en el libro, que puedan interpretar la biblia a la manera que ellos mejor quieran.

Uno de los aspectos que menos me ha gustado y que menos me ha convencido es el hecho de que Ken Follett presentara a los españoles como seres inferiores o bárbaros por el mero hecho de tener una cultura diferente o seguir religión determinada. También el libro es un ataca directo a la religión católica que la presentan como lo peor de lo peor aunque si vas leyendo uno se da cuenta que también fueron los protestantes los que llevaron matanzas contra los católicos. No queda la balanza muy ajustada.

Como toda novela de Follett, los personajes son parte fundamentales de sus tramas y pese a que los buenos son muy buenos y los malos son muy malos, creo que consigue el efecto para que el lector pueda empatizar con ellos desde las primeras páginas. Es indiscutible que uno empatice con Ned o odie a Rollo, desde los inicios se deja claro como serán sus comportamientos y como actuarán. Es la tónica habitual de las novelas de Follett y pese a que en otros autores aborrezco este tipo de caracterizaciones en esta me parece un punto interesante.

Pese a tener más de 900 páginas, es un libro que se lee muy rápido ya que la cantidad de acción, personajes y diálogos es imposible perderse en todos los momentos de la lectura. Creo que este es el efecto Follett, conseguir con estos ingredientes que los lectores no paren de leer y puedan engancharse a la trama para seguir y seguir leyendo.

La parte histórica es sumamente interesante y saber como se mezclan los personajes de ficción con los reales son un punto fuerte en la novela. Está narrando una época bastante compleja y llena de cambios en todos los niveles y tengo que confesar que en cada descanso de lectura buscaba información sobre ciertos hechos que nos van narrando y que quería conocer mucho más. Me pasó con su anterior trilogía ambientada en el siglo XX.

En definitiva, Una columna de fuego es una digna sucesora de la serie Los Pilares de la Tierra. Follett narra con una maestría unos tiempos convulsos para los estados y para la religión con el catolicismo y el protestantimos enfrentándose en guerras para salir vencedoras. Lectura amena, fácil y ágil que seguro convencerá a todos sus lectores y que busca ahondar en los problemas de la humanidad que cada cierto tiempo se repiten. Creo que una de las lecciones que se puede obtener de este libro es que pase lo que pase, el ser humano siempre tropezará en la misma piedra.


Puedes comprar el libro aquí: Una columna de fuego

¿Has leído el libro o algún otro del autor? ¿Qué te ha parecido? Espero tus comentarios más abajo :)

También te gustará

2 comentarios

  1. Esa nota me anima mucho!! Me encanta la historia de Inglaterra, y llevo tiempo esperando este libro. A ver como se desenvuelve Follet en el Renacimiento isabelino, porque sus libros medievales me encantaron.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Los pilares me gustó, pero reconozco que lo justito, así que en esta ocasión no sé si animarme, que ni siquiera he leído el anterior. Me alegra ver que te ha gustado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.