Reseña: Anatomía de las distancias cortas, de Marta Orriols

9:30


La cita de James Salter que encabeza Anatomía de las distancias cortas resume el espíritu de este espléndido libro de relatos. Nada pasa, nada importante al menos, pero lo que cuenta son los pequeños gestos que convierten una escena cotidiana en un drama o un misterio; basta con mirar esa mano femenina que se mueve con discreción cerca, demasiado cerca, del marido de Lali, o el andar incierto de Paula hacia las escaleras del metro; basta con espiar el cuerpo desnudo de una mujer que duerme en la silla del estudio de Andreu sin que él sepa su nombre, o el andar travieso de una silla de ruedas por las calles de la ciudad.

Hay lugar para lo improbable en el día a día de estos espléndidos personajes que necesitan pocas palabras para comunicarse: Marta Orriols, heredera de la prosa de Alice Munro y Margaret Atwood, describe sus gestos con una intensidad que sorprende porque es sobria y emotiva a la vez, y como decía Hitchcock, cuando eso funciona, lo demás sobra.


Siempre lo he dicho: hacer relatos es un arte. Considero que condensar toda una buen historia en un par de páginas es algo difícil y más teniendo en cuenta que debes emocionar al lector ya sea por amor, misterio o terror. Da igual, tienes que conseguir que el lector pueda sentir y vivir la historia. El libro del que os hablo hoy, son relatos de los pequeños gestos, es decir, una caricia, una mirada... un simple movimiento de mano que significa mucho. Marta Orriols viene cargada de reseñas positivas con este libro que se ha publicado en catalán y que Lumen lo ha traducido al español para que lo podamos disfrutar.

Una caricia, un simple beso, una mirada, un acercamiento, un simple roce de manos... todo tiene un significado y en este libro Marta Orriols nos habla de esos pequeños gestos que pueden pasar desapercibidos pero que tienen un significado que va mucho más allá. 19 relatos que van de apenas cuatro páginas a otros de diez y que nos hablan de lo insignificante para algunos pero que lo es mucho para otros.

Uno de los relatos que más me ha gustado del libro es Síndrome del miembro fantasma, me pareció desgarrador en la perspectiva del chico, como algo le es arrancado y como este sufre por algo que lleva años guardando y que ahora da la cara. Doloroso, sin duda alguna.

Kind of blue me pareció brillante y además es uno de los primeros que encontramos en el libro. Dos parejas que se reúnen a cenar, una de ellas con hijos y empiezan a hablar sobre la otra. Empiezan las sospechas de que su amigo debe tener un amante y en el momento menos oportuno, el hijo lo dice delante de los otros. La gracia del relato radica es ir descubriendo las pequeñas anécdotas que te irán dejando con la mosca en la oreja.

La piscina es otro de los que me han hecho reír y que pese a sus escasas páginas te dejan con una sonrisa en la boca por los surrealista de la escena pero que mira, todo puede ser posible.

Como en todo, hay relatos que no me llegaron a gustar del todo y otros que se me quedaron verdaderamente cortos y que necesitaba más. Marta Orriols es una fascinante narradora y nos descubre en estos relatos la sencillez de lo cotidiano para unos pero que esconde un significado bastante profundo para otros.

En definitiva, Anatomía de las distancias cortas me parece un agradable libro de relatos para pasar el rato y para dejarte contagiar por la pureza y la magia de las historias que contiene este libro. La autora maneja con gusto el género y espero poder leer algo más de ella porque me ha gustado su manera de escribir y lo que es mejor, que hace sentir al lector.


Puedes comprar el libro aquí: Anatomía de las distancias cortas

¿Has leído el libro? ¿Qué te ha parecido? ¿Cuál o cuáles son los relatos que más te han gustado? Espero tus comentarios más abajo :)

También te gustará

1 comentarios

  1. Pues podría animarme con estos relatos, que no pintan mal.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.