reseña

Reseña: La mano que te da de comer, A. J. Rich

           La mano que te da de comer analiza nuestras emociones y debilidades más íntimas, y lanza una cuestión inquietante: ¿conocemos realmente a las personas con quienes compartimos nuestra vida?
          Morgan tiene tres pasiones: la victimología, sobre la que prepara una tesis doctoral, sus perros —Cloud, un adorable gran pirineo, Chester y George, dos pitbulls— y Bennett, su prometido de origen canadiense que conoció en Internet y con quien vive una tórrida historia de amor. Un día, al volver a casa, encuentra el cuerpo de Bennett destrozado y a sus perros cubiertos de sangre. A pesar de que todo indica que los animales han matado a Bennett, Morgan se resiste a creerlo y, además, irá descubriendo cosas del pasado de su prometido que lo convierten en un personaje oscuro y peligroso que guardaba muchos secretos, y que nada tiene que ver con el hombre que ella creía conocer. Pero esto es solo el principio, y lo que Morgan ignora es que su vida está en peligro.
          Me gustan los thrillers, no es ninguna novedad, pero me gustan que estén bien hechos y que tengan un sentido en su conjunto aunque tiren de lo paranormal algunas veces como Fulgor, de Manel Loureiro. Creo que una novela de ese calibre tiene que aunar buena trama, personajes soberbios y sentido común. Sin ir más lejos, Lemaitre es uno de los grandes de la novela negra y del thriller porque lo sabe manejar de una manera que muy pocas veces he visto. La novela que os traigo hoy ha sido un auténtico fiasco y que os paso a contar a continuación.

          Morgan está preparando una tesis sobre la victimología, es decir, el estudio de las víctimas y es en el proceso de investigación cuando conoce a Bennett, el que se convertirá su novio. Un día, cuando llega a su casa, encuentra el cadáver de su novio totalmente destrozado y todo parece indicar que ha sido obra de sus tres perros. Las mordidas dejaron el rostro y cuerpo totalmente irreconocible y se hace casi imposible su reconocimiento. Una vez muerto, Morgan empieza a descubrir quien es el verdadero Bennett y comenzará a ver la realidad en la que ella estaba inmersa. Todo es mentira.

          Desde que se nos presenta a Morgan, nuestra protagonista, tengo que admitir que no he podido empatizar con ella para nada. Se me ha atragantado este personaje y no podáis saber muy bien como poder encauzar lo que me iba a encontrar en las siguiente páginas. Es cierto que ella pasa de investigadora a víctima y por tanto ha pasado por un trauma pero creo que no está bien logrado, el resultado no es el esperado. Por si fuera poco, cuando vamos conociendo el pasado de ella nos daremos cuenta de ciertas anacronías que no tienen sentido en la trama general del libro.

          En relación a la trama tengo que admitir que al principio está bastante lograda, parte con mucha fuerza pero se va deshinchando con el pasar de los capítulos. Me resultó un fastidio este hecho y en ocasiones se me hacía pesado coger el libro para seguir leyendo, tuve tentación de abandonarlo pero ya sabéis que no me gusta hacerlo.

          El ritmo puede aparecer vertiginoso pero conforme avanza en la trama creo que las personas que se esconden tras el seudónimo del autor no supieron sacar adelante todo el jugo que podía haber dado toda la novela. Se me hizo pesada y en ocasiones aburrida.

        El tema de los perros que está presente durante toda la novela no me pareció nada interesante, incluso en ocasiones parecía que estaba metido a calzador. Y si a eso le sumamos unos secundarios un tanto raros y que te dan ganas de aporrearles por su falta de sangre, como suele decirse, apaga y vámonos.

          En resumen, La mano que te da de comer es un thriller que empieza de una forma bastante potente, que te deja ganas de seguir leyendo para desentrañar los misterios que encierra pero que con el pasar de las páginas veremos que todo este efecto se irá deshinchando hasta quedar en algo un tanto vacuo y vacío. Una pena que un libro que tenía potencial se hubiera quedado a medio camino por no saber continuar el camino que marcó bien en el principio.

Puedes comprar el libro aquí: La mano que te da de comer

¿Habéis leído el libro? ¿Qué te ha parecido? Espero tus comentarios más abajo 🙂

2 thoughts on “Reseña: La mano que te da de comer, A. J. Rich

  1. ¡Hola!

    Que pena que haya sido un chasco y que haya empezado con buen pie pero se haya deshinflado. Me llamaba la atención por la premisa, pero yo para los thrillers me lo tengo que pensar muy bien porque me decepcionan fácilmente, y leyendo tu reseña se me han quitado todas las ganas.

    ¡besos!

Deja un comentario para poder leer tu opinión.