reseña

Reseña: Tienes hasta las 10, de Francisco Castro

          Antonio no daba crédito al correo electrónico que acababa de llegarle… Era de su padre, fallecido el día anterior.
          Así comienza Tienes hasta las 10, una emocionante historia de intriga y suspense en la que Francisco Castro construye una trama que contiene, a su vez, muchas historias diferentes. A través de correos electrónicos, cartas y otros tipos de pistas misteriosas y sorprendentes, el propio padre del protagonista después de muerto, o alguien que se hace pasar por él, va a forzarlo a investigar un suceso terrible del pasado que aún no ha sido resuelto.
          Libros misteriosos, venganza desde el más allá, historias de amor que deben permanecer ocultas, todo un conjunto de tramas en una novela que recorre no solo la historia reciente de España y Galicia, sino también los corazones de los amantes que lo son de verdad.
          Una historia que comienza en el entierro del padre de nuestro protagonista. Un padre que iremos viendo poco a poco que es muy especial y diferente al resto. Enmarcados ambos en una familia española de la postguerra con una madre y esposa demasiado despegada que lo único por lo que se preocupa es por las apariencias, esto hará que la relación padre-hijo se refuerce aún más y sea todavía más especial si cabe.
          No han pasado ni 48 horas desde que murió su padre y Tony recibe en su trabajo un mail muy extraño, no solo por lo que contiene si no porque el remitente es su padre. Algo que lo descolorará completamente y hará que su vida de un giro brutal y ya no vuelva a ser la que era. Desde que recibe ese mail lo acompañaremos en la aventura de buscar qué o quién se esconde realmente detrás de todo esto y cual es la finalidad de ese mail.
          Una obra que contada por el propio Tony nos hará vivir su presente tan frenético en busca de pistas e información y volveremos al pasado para asomarnos a mirar cómo era la relación con su padre. Me ha encantado ver cómo era su padre con él y todo lo que lo cuidaba, aunque si que es verdad que en ocasiones sufría con nuestro protagonista porque se va a enterar de ciertas cosas del pasado de su padre que le van a hacer un poco de daño. Cuando relataba la historia de la madre me entraban ganas de estrangularla, no puedo imaginar una mujer tan desnaturalizada y desagradable con un hijo, una señora a la que de verdad lo que le importa es lo que piense de ella el resto, y por esa misma razón atará a su vida a un marido al que ni quiere ni respeta.
          Me ha parecido perfecta la forma en la que el autor ha sido capaz de meternos en esta vorágine de pistas y nueva información que te dejan sin aliento y solo quieres saber más y más. Tanto que el libro lo leí de dos sentadas porque no podía despegarme de él. Una historia que mezcla la intriga, algo de historia ya que ambienta en el pasado en la época franquista (de esto no digo más para no desvelar demasiado), amor y venganza. 
          La parte del amor si que es verdad que me pareció algo rara. A ver, me explico, no es que no me gustase, porque está muy bien desarrollada, no está forzada, descrita maravillosamente. La única pega es que me parecía que a ratos ocupaba demasiado de una historia que en realidad no tienen demasiada extensión. Pero de verdad que al final entendí todo y dejé de pensar eso.
          Si que puedo decir que llega un punto en que intuyes qué pasa de verdad, quién está detrás y todo eso. Pero no por eso me ha dejado de sorprender el leerla. 
          En definitiva, Tienes hasta las 10 es una novela fresca, con muchos giros de trama, intriga, pasión, venganza y misterios que te van atrapando poco a poco y hacen que no quieras soltar el libro. Quizá algo previsible llegados a cierta parte del libro pero no por ello menos entretenida. Con un final que creo que es justamente el adecuado y muy emotivo.
Puedes comprar el libro aquí: Tienes hasta las 10
¿Has leído el libro? ¿Qué te ha parecido? Espero tus comentarios más abajo 🙂

18 thoughts on “Reseña: Tienes hasta las 10, de Francisco Castro

  1. Llamarme, me llama, no te voy a mentir. Pero veo lo que tengo encima de la mesa en "pendientes" y me da un tabardillo. Lo que tengo claro es que acabaré por hacerme con él. Un beso.

  2. Coincido bastante contigo en la reseña en general
    En mi caso me ha gustado un poco menos, me esperaba un punto más
    Además después del final y saber "las tramas" creo que se podría haber sacado más jugo
    un beesito

  3. Disfruté muchísimo de este libro y de la historia, es de esas tramas que te mantienen atenta y espectante hasta el linal y te deja con ganas de más. Me gustó mucho que estuviera ambientado en Galicia ya que así he podido jugar un poco a los detectives con Julio Verne!!!

  4. Acabo de recibir un ejemplar de esta novela. Veo que merece la pena leerla. Parece que los autores de nuestra tierra están de moda este año en el panorama literario nacional. Ya era hora. Un abrazo.

  5. En galicia la literatura está muerta hace años. Son gilipollas. Menos mal que en Santiago resurge una generacion de editores cabales. El nacionalismo caduco, como el de Castro y amigos, nos está matando, está acabando con la cultura gallega. Y lo ignoran.

  6. Acabo de terminar el libro, no sin esfuerzo, y reconozco que he perdido mi tiempo y los 17 euros que me gasté. Hasta la página 68 tiene un pase, incluso puede resultar ingenioso, pero se viene abajo como la espuma del champán. Alude el autor a la gran novela de aventuras de Stevenson, LA ISLA DEL TESORO, y demuestra que no la ha leido. A ver, la marca negra aparece dos veces en esa novela, una en los primeros capítulos y otra en los últimos. En la primera, el viejo Pew, un viejo pirata, ciego andrajoso se la enseña a Billy Bones, el bucanero que tiene en su poder el mapa del tesoro. Al final del libro, la marca negra aparece de nuevo cuando casi derrotados los piratas se la enseñan a su jefe, el pirata con una sola pierna, Long John Silver. En ningún caso aparece el capitán Flint en estos suscesos porque da la santa casualidad de que Flint había muerto años antes, alcoholizado por el ron, en la ciudad de Savannah. Es decir, el título se basa en una falsedad tan grande que desacredita todo el resto. Flint es evocado en la novela de Stevenson como personaje muerto, pero no aparece vivo por ningún sitio, ni recibe marcas negras ni nada parecido. Tienes hasta las diez es el mensaje que Pew le da a Billy Bones y que le ocasiona una muerte por apoplejía y desencadena después todos los demás episodios en la novela de Stevenson. Francisco Castro repite esta falsedad varias veces e incluso llega a decir (pág. 77) "la marca negra que los piratas habían puesto en las manos del pobre capitán Flint…". Stevenson define al difunto Flint como un asesino cruel y sanguinario, un psicópata diríamos ahora o un asesino en serie, como vds prefieran, así que de pobre nada de nada. 17 euros y cuatro horas es el bagaje perdido en una novela escrita sin la más mínima comprobación, sin rigor y sin sentido. No hablaré de la prosa, más o menos correcta, de la relación sexual o amorosa, muy forzada o de la serie de enigmas que el difunto padre podría haberse ahorrado diciendo a su hijo la verdad antes de irse al otro barrio. No hablaré tampoco de la ideología que rezuma en cada línea, la historia imposible de un rico heredero, de un miembro de la selecta burguesía gallega que se pone al lado de los demócratas pero que se dedica a editar libros de viajes. Todo muy poco creible. El reinado de lo imposible.

Deja un comentario para poder leer tu opinión.