Uncategorized

Las envidias en el mundo literario

          El pasado sábado noche se falló el Premio Planeta 2016 que este año cayó sobre Dolores Redondo con su novela Todo esto te daré y de finalista al escritor Marcos Chicot con El asesinato de Sócrates. Un premio merecido tanto para ella por crear una trilogía fantástica que ha conquistado a lectores de todo el mundo y a él como finalista por todo el trabajo que tiene a sus espaldas con libros autopublicados y que han creado una legión de fans en todos los rincones del mundo. Todo esto tendría que ser motivo de orgullo por el trabajo tanto de una como el otro pero en este mundo literario siempre salen los envidiosos.
          Mi sorpresa fue cuando esa misma noche en Twitter y Facebook salió una horda de haters, algo normal en todas redes sociales, pero del mismo gremio. Los propios compañeros autores de Dolores Redondo y de Marcos Chicot salieron con uñas y dientes para atacarlos (más a la primera que al segundo) y dejando claras las posturas como que el premio no se lo merece, que ella escribe literatura barata, insinuaciones de plagio y copia… una sarta de mentiras y envidias por parte de un reducido grupo de personas que se alegran por la desgracia ajena que por el bien hacer de otros.
          Todo el mundo sabe que el mundo literario es algo complicados en todos los aspectos, es decir, nadie tiene todo regalado pero me parece indignante que haya gente que se dedique a insultar el nombre de otros compañeros y todo por la envidia, un sentimiento que parece que es el deporte nacional de este país. Mejor que te vaya mal porque si te va bien, vete preparando a lo que te caerá encima.
          La cosa no queda aquí sino que al día siguiente una serie de periodistas, críticos literarios, columnistas… también se echaron encima tanto de Dolores Redondo como del Premio Planeta ya que acusaban que premian la sencillez o lo que consideran ellos la literatura vacua en vez de novelas buenas con una calidad altísima y merecedora del premio. Lo primero, la editorial Planeta es una empresa y no una ONG, ellos viven de las ventas y tienen que tener en cuenta que libro puede vender y los beneficios que le pueden aportar tanto para ellos como para el público que lee en general. Esto es España, aquí se lee muy poco y como tal hay que estar con la gente de la calle, darle un producto que guste y venda y no por ello ha de ser malo sino que enganche y que atraiga a nuevos lectores. Lo segundo, no creo en las etiquetas de literatura de calidad sino que creo en los libros bien escritos por gente solvente y que es capaz de atraer lectores con su manera de escribir y me da igual que sea Dolores Redondo como si es el fallecido Umberto Eco o el autor novel que acaba de publicar su primera novela en Amazon, lo importante es que poco a poco se sume más gente a la lectura.
          Me alegro por Dolores Redondo, me alegro por Marcos Chicot y me alegro por todos los que pasaron el corte del Premio Planeta y llegaron al final. Son gente tan válida e incluso más que todas aquellas personas que desprecian el trabajo de los demás o que insultan y sueltas acusaciones vacías y sin sentido y todo sea por el resentimiento de no estar ahí en ese momento. ¿Qué opinas sobre las envidias en el mundo literario? ¿Qué te ha parecido la elección de Dolores Redondo como Premio Planeta? ¿Qué piensas sobre la gente que acusa a otros sin base a nada y todo para echar a la basura el trabajo de otros? Espero tus opiniones más abajo 🙂

7 thoughts on “Las envidias en el mundo literario

  1. Holaa!
    No me había enterado de las críticas a Dolores Redondo pero me parece ub premio merecido. No se como será la novela con la que ganó pero si que su trilogía del Baztán es una auténtica maravilla y que quien califique a eso de "literatura barata" o "literatura sencilla" que venga y me lo explique porque para nada es una trilogía fácil y sencilla de escribir, de hecho una de las cosas que alabe del segundo libro es la complejidad del mismo y lo bien construido que está ni me parece literatura barata, barata por qué??
    En fin, me ha gustado mucho tu entrada y al igual que tú no entiendo para nada estas envidias. Yo he leído algún libro premiado que no he comprendido como ha podido ganar el premio porque me pareció un libro que no era bueno pero sus motivos tendría la editorial. Como bien dices lo importante es que cada vez haya mas gente que lea y nos dejemos de guerras absurdas en el mundo de la literatura que por desgracia cada día abundan más.
    Un beso 🙂

  2. El premio Planeta lleva años recibiendo críticas, principalmente, de los lectores. Creo que es uno de los que ha contribuido a hacer dudar cada vez que vemos un libro que viene avalado por un premio. En este caso en concreto, me parece mal que sean los propios escritores los que critiquen la concesión, ya está el público para decidir si vale o no. Personalmente, me apetece más un libro sencillo (llamésmole comercial) que uno de esos con tanta calidad.

  3. Las hay en todos sitios y entre blogueros por lo tanto no creo que haya que rasgarse las vestiduras por este caso porque la envidia es algo muy humano. Yo pienso que son dos buenos finalistas sin haber leído sus obras (las premiadas me refiero). En los premios va a ocurrir lo mismo siempre nunca lloverá a gusto de todos salvo para los que tienen paraguas. Me paso en la entrega de unos premios recientemente, escritores de la misma editorial comentando que todo era a dedo y por respeto me guarde la pregunta … y si te lo hubieran dado a tí?. Sólo espero disfrutar de estas dos novelas y de lo contrario decir con todal sinceridad, pues no me parecieron para tanto ni para un premio.

  4. La envidia existe en todos los ámbitos y el literario no se iba a librar. Y los premios siempre tendrán sus detractores. Duele cuando son compañeros de profesión los que te critican, pero bueno… Mejor no hacerles caso.
    Besotes!!!

  5. No hay año que el Planeta no se vea sacudido por críticas. Y por envidias también, porque la dotación económica y las ventas son como para poner los dientes largos a cualquiera. Pero como bien dices, Planeta es una empresa y se mueve por beneficios, por lo que es normal que premie a quien sabe que va a vender. No todos los años es así, pero casi es la norma. El año que ganó Zepeda Patterson me sorprendió, porque apenas tenía una novela antes de la ganadora. Pero era tan buena, o al menos a mí me lo pareció, que lo entendí. Otros no los entiendo, como la finalista Pilar Eyre, con una novela traída por los pelos, incongruente y que rezuma invención por mucho que ella diga que fue cierto. En fin. O el finalista a Ángeles González Sinde, con otra novela pobrísima y plana. Creo que muchas veces se premia una trayectoria o la certeza de que el ganador va a dinamitar las ventas. Yo me he alegrado por los dos este año, me caen bien y me gustan sus libros. Un beso.

  6. Esta dolores redondo es pésima. Una pena que haya buenos autores de novela negra españoles y no se conozcan o no tienen el reconocimiento de esta juntaletras

  7. Esta dolores redondo es pésima. Una pena que haya buenos autores de novela negra españoles y no se conozcan o no tienen el reconocimiento de esta juntaletras

Deja un comentario para poder leer tu opinión.