Reseña: Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin

9:30



          Con su inigualable toque de humor y melancolía, Berlin se hace eco de su vida, asombrosa y convulsa, para crear verdaderos milagros literarios con episodios del día a día. Las mujeres de sus relatos están desorientadas, pero al mismo tiempo son fuertes, inteligentes y, sobre todo extraordinariamente reales. Ríen, lloran, aman, beben: sobreviven.


          Allá por el mes de marzo, la editorial Alfaguara publicó en España el Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin. Este libro es un compendio de relatos de Berlin a lo largo de su vida y publicados póstumamente. Una pena que la fama le haya llegado a esta mujer cuando ya no está entre nosotros pero a la vez una suerte que podamos conocerla y que hayan publicado (y traducido) sus relatos.

          Leer a Lucia Berlin es una experiencia como ninguna y más si conoces de cerca su biografía y todo lo que tuvo que vivir esta mujer a lo largo de su vida y es precisamente lo que encontramos en sus relatos, la evolución desde sus inicios hasta una madurez literaria pero sin perder esa frescura que le caracteriza del primero. Lucia habla del día a día, de las cosas cotidianas, de mujeres que tienen que luchan por si mismas... habla de la vida y de una manera que no cabe el llanto o el dramatismo sino que es una especie de canto o incluso una oda a la vida.

          Es necesario hacer una paralelismo entre sus relatos y trasfondo de ellos respecto a su vida porque todas sus experiencias de alguna manera están reflejados en todos los relatos que guarda este libro. Una línea temporal que abarca casi toda su vida y que veremos la evolución de ella tanto de persona como de narradora.

          Tengo que reconocer que relatos como Doctor H. A. Moynihan o Apuntes de la sala de urgencias, 1977 cogen pequeñas porciones de la realidad para transformarla en una historia que muchas veces nos dejará una sonrisa en la cara o nos dejará perplejos. Tengo que mencionar el papel de la madre, en uno de los primeros relatos cuando nos hacía creer esa compasión que tiene hacia su padre para más tarde dejar claro que no, que por supuesto que no la tiene con él. Así es Lucía Berlin.

          En mi opinión, creo que este libro no es debería leerse de un tirón sino que tendría que ser saboreado en pequeñas porciones. Leer al día uno o dos relatos antes de acostarte y dejarte llevar por sus palabras y por el trasfondo de las historias a lo que es imposible no hacer una comparación con la azarosa vida de la autora.

          En definitiva, Manual para mujeres de la limpieza es un libro de relatos que Lucia Berlin borda con una maestría única y creedme cuando os digo que este género es complicado pero hay autores que tienen esa magia para hacer que en tan poco puedan contar mucho.


Puedes comprar el libro aquí: Manual para mujeres de la limpieza

¿Has leído el libro? ¿Qué te ha parecido? Espero tus opiniones más abajo :)

También te gustará

6 comentarios

  1. Me gustan los relatos y me apetece descubrir a esta escritora.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No soy mucho de relatos pero he leído cosas muy buenas de este libro y como lo tengo en casa gracias a vuestro sorteo, seguiré tu consejo e iré leyéndolo poco a poco.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pues estaba esperando opiniones de este libro y la verdad es que no me importaría leerlo si cae en mis manos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Me estoy estrenando con los relatos y no sé si acabo de cogerles el gusto, pero hablando tan bien de estos quizás si lo encuentro en la biblio me anime con él.

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Fíjate que no soy muy de relatos, pero lo leería, tiene buena pinta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Yo lo estoy saboreando despacio, como dices. Al principio me costó cogerle el "swing" a esta forma de relatar sin una estructura convencional, sin un tema claro... pero poco a poco entras en la mirada peculiar que tiene esta autora y en su forma de narrar tan distinta, tan personal, tan sugerente. Entre la acidez y la ternura. Los dos últimos relatos que he leído esta mañana no tienen desperdicio: Triste idiota y Panteón de Dolores. Lo estoy disfrutando un montón. Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.