Expectativas vs. Realidad

por 9:30


          Seguro que a muchos de vosotros os ha pasado que alguna vez, antes de empezar un libro, partíais con muchísimas expectativas tanto por lo que han dicho como por lo que os comentan. Sabíais que os iba a gustar, que si a fulanito le gustaba ¿por qué a mi no? Y justo cuando lo empezáis ya veis que no es para tanto, que tiene este fallo, que le falta esto y lo otro... Exactamente amigos lectores, las expectativas muchas veces son un gran problema y merman considerablemente la capacidad de disfrutar de un libro.

          Hay diferentes casos como por ejemplo La chica del tren que durante el año pasado han bombardeado con cantidad de anuncios, reseñas, críticas y llegando a tildarlo como el thriller del año y en mi opinión, no ha sido para tanto. Es un thriller bastante plano, con poca sustancia y predecible en muchos aspectos y no niego que a mucha gente no le haya gustado pero conozco mucha gente que creándose unas expectativas tan grandes y al leer el libro, vieron que era bastante mediocre. Mi caso es que ya directamente partía con pocas ilusiones con lo que me iba a encontrar y así había sido.

          Otro de los casos que me pasaron a mi personalmente fue con el libro de Cicatriz, de Juan Gómez-Jurado. De este hombre he leído cada uno de sus libros y a día de hoy mi favorito ha sido El Paciente y en cuanto supe que iba a publicar Cicatriz, la verdad es que pensaba que sería genial, fantástico y que superaría con creces a su anterior novela. Nada más lejos de la realidad, me gustó y la disfruté pero me faltaba muchísima más intriga, misterio y acción de la que nos tiene acostumbrados Juan. Es una pena, porque me supo su lectura muy agridulce precisamente porque pensaba que encontraría mucho más de lo que hay.

          Precisamente la realidad lectora muchas veces difiere de las expectativas que uno piensa que puede encontrar y la culpa no es del autor, es simplemente nuestra. Creemos que vamos a encontrar una maravillosa novela llena de todo lo que buscamos en ese momento cuando no es así. ¿La solución? Pues no crear esa especie de hype que se va acrecentando (muchas veces inevitable) pero es la mejor manera de no llevarnos decepciones o incluso dejarnos llevar para disfrutar de la lectura. ¿Os pasado muchas veces encontraros con la realidad de una lectura y que difieren de lo que pensabais que os ibais a encontrar? ¿Qué opináis al respecto? ¿Tenéis algún ejemplo que compartir? Espero vuestra opiniones más abajo :)

Quizás te interese

14 comentarios

  1. ¡Hola!

    Creo que es inevitable lo de las expectativas, a mí me ha pasado con bastantes libros aunque ahora precisamente no se me ocurre ninguno xD

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  2. Lo que tengo muy claro es que las lecturas son muy personales, pese a que compartas gustos lectores con quienes tengan este bendito vicio de leer. A mi me pasó con Tierra de Brumas, de Cristina López Barrio. Cuando la anuncié hace poco en mi blog como mi próxima lectura, algunos comentarios dijeron que fue su mejor novela del pasado año. La tuve que abandonar a cuando iba por la página 140: No sabía a dónde me llevaba. Me gusta el realismo mágico pero que tenga un sentido en la historia que me ofrece el autor o autora de turno. Está claro que en esto de la lectura se puede aplicar el manido dicho de, para gustos, los colores. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! me ha pasado muchísimas veces y precisamente ese fue uno de los motivos por el que creé el blog, para compartir mi opinión con el resto y luego no se encuentre con algo que no es.

    he leído libros pensando que son eróticos y no lo eran, o libros que eran de terror y eran juveniles...para eso sirve leer las reseñas ;)

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Sí, sí me ha pasado. Creo que algo así comentaba a Mientras leo precisamente ayer. A veces para intentar no desilusionarme decido dejar pasar un poco de tiempo, lo cual no es muy dificíl con tanto pendiente jajaja
    Beso grande.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo tengo como ejemplo Historia de un canalla que ha sido la mayor decepción de este año y Sobre Grace no se ha quedado atrás. A veces, las campaña publicitarias prometen algo que no se ajusta nada a la realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, hola!
    A mi también me ha pasado lo que dices un millón de veces, por ejemplo, con Anna and the french kiss, es un libro contemporáneo del que me esperaba muchísimo (debido a las reseñas, el bombo que se le dio etc) y me encontré con un libro aburridísimo y con unos personajes que me sacaron de quicio. Tengo pendiente La chica del tren y la verdad es que no me espero mucho de él.
    ¡Un beso <3!

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Lamentablemente también me ha pasado y supongo que seguirá pasando. En muchos casos no se puede evitar el bombardeo publicitario de algún libro, verlo en escaparates, reseñas en multitud de blogs, a veces incluso antes de su publicación, y cuando lo lees no es tan maravilloso, y bien puede ser por las expectativas o por la estupenda campaña publicitaria. Pasó con La chica del tren, y con otros muchos. No sé si se puede hacer algo para evitarlo, excepto intentar no saber mucho del libro, si es posible o esperar a que pase todo el boom, claro que en muchos casos estos libros son flor de un día, pasados unos meses, parece que ya no apetecen tanto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. No suelo pasar por aquí, prometo intentar hacerlo más, que por twitter te sigo pero no hablamos mucho.
    Este año me ha pasado con un libro, La última salida, todo el mundo lo ponía como el libro del año, o de la década, o del siglo, y la verdad, me parecido un buen libro, pero no para rasgarme todas las vestiduras.
    Y a finales del año pasado me pasó con El castillo, de Luis Zueco, lo leí sin saber nada más que la publicidad de la editorial en una lectura conjunta, y creo que fui la voz discordante, me pareció un libro flojo.

    ResponderEliminar
  9. Hola. Claro que a todos nos ha pasado. Se juntan en primer lugar tu propia personalidad y todo lo que te rodea en ese momento. No a todo el mundo le gustan las mismas cosas (gracias a dios). En segundo lugar la publicidad de las editoriales. Precisamente ahora estoy leyendo La viuda....he oido cosas como: te mantiente en vilo y crea adicción al igual que La chica del tren...o que es un bombazo. En fin, la estoy leyendo, pero ni fu ni fa. Espero que mejore al avanzar porque sino será una más de muchas...

    ResponderEliminar
  10. Pufff Miles de veces!! También yo soy muy exigente, además huyo de las recomendaciones... también me ha pasado lo contrario, es decir, empezar con poquitas expectativas y acabar totalmente fascinada por la historia y ¡cómo me gusta!

    ResponderEliminar
  11. El despertar de la señorita Prim, me apetecía muchísimo y fui incapaz de acabarlo, me duele el alma cuando un libro me decepciona !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo dejé a medias....qué pena da, con la ilusión que ponemos en cada lectura

      Eliminar
  12. Por suerte no me ha pasado mucho, ya que trato no ir con muchas expectativas.
    Besos
    buena entrada

    ResponderEliminar
  13. Las expectativas son muy malas a la hora de empezar un libro porque el batacazo puede ser mas grande aun si el libro no resulta lo que nos esperamos. A mi me paso con Recuerda que me quieres, lo lei porque me lo recomendaron mucho pero no me gusto nada.

    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.