Reseña: Ojos de agua, de Domingo Villar

por 9:30



          Entre el aroma del mar y de los pinos gallegos, en una torre residencial junto a la playa, un joven saxofonista de ojos claros, Luis Reigosa, ha aparecido asesinado con una crueldad que apunta a un crimen pasional. Sin embargo, el músico muerto no mantiene una relación estable y la casa, limpia de huellas, no muestra más que partituras ordenadas en los estantes y saxofones colgados en las paredes. Leo Caldas, un solitario y melancólico inspector de policía que compagina su trabajo en comisaría con un consultorio radiofónico, se hará cargo de una investigación que le llevará de la bruma del anochecer al humo de las tabernas y los clubes de jazz. A su lado está el ayudante Rafael Estévez, un aragonés demasiado impetuoso para una Galicia irónica y ambigua, e incluso demasiado impetuoso para el propio Leo, que busca entre sorbos de vino los fantasmas ocultos en los demás mientras intenta sobrevivir a los suyos. Gracias a la labor de este singular tándem Caldas-Estévez la verdad termina por aflorar, llevándonos a desentrañar el secreto que esconden los Ojos de agua.


          La historia de este libro es bastante peculiar porque estaba el paquete en mi habitación, había dejado la novela en la mesa y al rato llega mi hermana para decirme por qué tenía este libro en castellano cuando lo tenía en una de mis estanterías en gallego. Mi sorpresa fue mayúsculas porque no recordaba tenerlo en gallego y ella me lo buscó para que viera que tenía razón... en fin, que he llegado a un punto en el que ahora mismo ni se cuantos libros tengo en las estanterías.

          Leo Caldas es un inspector de la policía bastante conocido en la ciudad de Vigo por su programa de radio en el que escucha a los ciudadanos sobre problemas que tengan que ver con las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado. Una noche recibe una llamada que pasará bastante desapercibida al principio pero que será el inicio del misterioso asesinato de Luis Reigosa, un saxofonista famoso, en la isla de Toralla. Con la ayuda del impetuoso Rafael Estévez, estos dos policías tendrán que averiguar toda la verdad que hay detrás del asesinato así como dar caza a la persona que le quitó la vida a Luis.

          ¿Sabéis eso de que dicen que con las traducciones se pierde parte de la magia o la esencia de la obra? Pues en este caso es lo que me ha pasado con la novela. La obra es una traducción, hecha por el mismo autor, del gallego por lo que el juego de palabras, la "retranca" gallega y muchas expresiones típicas de aquí se pierden en su traducción al castellano. Es una novela que se disfruta mucho más en su lengua original porque se me dio por comparar capítulos en gallego y castellano y de verdad que la traducción no le hace justicia.

            Dejando de lado el hecho de la traducción, la novela tiene un estilo bastante ágil y es que el autor nos consigue meter en el ambiente de Galicia y sobre todo en la ciudad de Vigo. No es una historia que se hace pesada, para nada, está muy bien llevada para mantener la atención del lector y no perder la tensión e intriga.

          Esta es la primera novela del autor y como tal hay ciertos aspectos que pueden ser limados pero no por ello no deja de ser una entretenida historia para pasar un buen rato con sus protagonistas: Leo y Rafael. Lo que sí me han comentado tanto mi hermana como otras personas es que la segunda entrega de esta serie es mucho mejor que la presente y como tal la adaptación que hicieron de la novela.

          En cuanto a los personajes, nuestro dúo protagonistas son Leo y Rafael. El primero es nativo de Galicia y como he dicho antes, bastante conocido por su programa de radio. Con un aire muy melancólico casi entra en el estereotipo de detective de las novelas del género pero no por ello es malo sino que sigue un poco la corriente clásica. Rafael es su antítesis, policía problemático que vino de Zaragoza por un traslado forzado y que no encuentra su sitio en estas tierras ya sea por el carácter de los gallegos o por el tiempo mismo. Ya se sabe que cuando se le pregunta a un gallego si sube o baja siempre será un depende y es precisamente lo que menos le gusta a Rafael ya que es una persona directa y que vaya al grano. Estos dos personajes tienen sus lados buenos y malos y la manera en la que se complementan entre ellos en la novela es bastante asombrosa. Me imagino que el autor sabrá explotar mucho más esta faceta en la segunda novela.

          Lo que menos me ha gustado es que el final es demasiado evidente, me lo esperaba desde la mitad del libro y el giro que quiso dar el autor no es para tal porque ya sabía como quedaría resuelto el misterio y no fue ninguna sorpresa.

          En definitiva, Ojos de agua es una novela del género negro que en mi opinión se disfrutaría mucho más en gallego con todo el sentido de humor del norte. Con un personaje que tira del cliché del género y un compañero que es un complemento, el dúo protagonista forma un tándem perfecto para una serie de libros, una ambientación muy lograda pero que se nota que es la primera novela del autor y peca de pequeños fallos inevitables. Tengo ganas de leer su segunda parte porque comentan que es mucho mejor que esta.


Puedes comprar el libro aquí: Ojos de agua

Gracias a Ediciones Siruela por el ejemplar.

¿Has leído el libro? ¿Qué te ha parecido? Espero vuestros comentarios más abajo :)

Quizás te interese

9 comentarios

  1. La traducción es un arte y hay muchas novelas muy difíciles de traducir por su contexto cultural sobre todo. Es una pena que el mismo autor no lo haya conseguido.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Hola :)
    Puessss ahora mismo estoy en modo novelas románticas (ejem qué raro) y si tampoco parece que vaya a ser nada del otro mundo pues no creo que le dé una oportunidad.
    <3

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    Me alegra que te haya gustado en general :) Yo no conocía esta novela pero, a pesar de que el género negro me gusta un montón, no me llama demasiado, por lo que dudo mucho que lo lea x)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Lo leí hace tiempo y me gustó. Como bien dices no es una novela perfecta pero se deja leer bastante bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Me parece muy normalito, así que no creo que me anime
    tampoco es el género que más me apasiona
    un beesito

    ResponderEliminar
  6. Hola, la leí hace bastante y me gustó, sin más

    ResponderEliminar
  7. Hola!

    Es uno de los libros en gallego que me gustaron mucho y estoy deseando leerme la segunda parte,puedo decir que para mi que soy gallega es uno de los mejores libros que he leído de novela negra en gallego.

    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  8. Hola! Tengo pendiente de leer a Domingo Villar uan eternidad, uno de esos libros que te regalan y tiene un boom tremendo y dices voy a dejar pasar todo este maremagnun de opiniones y luego te olvidas de el...Que curioso lo de las traducciones, espero sacarlo en algun momento de la estantería y tendre en cuenta después de leerte que es su primera entrega.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Descubrí tiempo atrás a Domingo Villar con su segunda novela, La playa de los ahogados, y me agradó tanto que intento recomendarlo siempre que pudo a quien me pregunta por novela negra.
    A raíz de leer La playa de los ahogados me fui directo a su primera novela Ojos de agua, pero en lugar de leerlo en castellano lo hice en gallego, la lengua original (sabía que una de las bibliotecas que suelo frecuentar tenía un ejemplar en dicha lengua) y comparto contigo la reflexión de que de la lengua original a la traducción en ocasiones hay distancias demasiado grandes y en ocasiones se pierden detalles.
    A ver si el autor publica una tercera entrega de Leo Caldas...
    Saludos!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.