Reseña: La madre del cordero, de Juan Eslava Galán

9:30



            «Hacemos turismo cultural, visitamos iglesias y catedrales, nos arrobamos ante la belleza de los frescos románicos, de los lienzos renacentistas, de los retablos barrocos, de las imágenes de bulto talladas en sillerías, canecillos y retablos, de las prodigiosas arquitecturas que conforman el edificio, pero no entendemos lo que representan.»

          ¿Qué diferencia una iglesia de una catedral? ¿Por qué se representa el Espíritu Santo mediante una paloma? ¿Por qué al evangelista san Juan se le muestra unas veces imberbe y otras con barba? ¿Cómo distinguimos a san Judas Tadeo de Judas Iscariote? ¿Hubo una santa tutelar de las prostitutas? ¿Qué determina el grado de santidad de una reliquia? Con la inmensa capacidad divulgativa y el refinadísimo sentido del humor que lo caracterizan, Juan Eslava Galán nos guía por el arte religioso español más importante y nos enseña a interpretarlo y a disfrutarlo.

          El autor nos ayudará a descifrar el arte religioso que nos rodea a través de su historia y sus representaciones y, en consecuencia, a entender la cultura en la que vivimos y que a menudo desconocemos o hemos olvidado.


          Juan Eslava Galán es un autor que me encanta por su sentido del humor negro y la ironía que encontramos en todas sus novelas. Lujuria, Misterioso asesinato en casa de Cervantes y La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos son algunos de los libros que he reseñado en el blog sobre este hombre y bueno, no me podía perder La madre del cordero que hacer un recopilatorio de las curiosidades y secretos de la simbología cristiana.

          No hay que ser un experto cristiano para leer el libro sino que tus ganas de saber son lo suficiente para meterte en un mundo de secretos, misterios y datos ocultos para todas las personas sobre la Iglesias, sus santos, mártires, personajes... vamos, aquello que muchas veces los curas intentan ocultar al vulgo para hacer de Jesucristo una súper persona.

          Hay varios capítulos del libro que nos habla de las diferentes advocaciones de la virgen María así como de la devoción que hay hacia algunos santos y el propio autor se reafirma hablando de que pese a que estamos ante una religión monoteísta, la propia Iglesia permite este tipo de adoraciones y por consiguiente somos más politeístas que otra cosa. No es la primera vez que por ejemplo, mi abuela habla de ponerle velas a tal santo porque sirve para esto o como se encomienda a la virgen tal porque es la que vale para lo otro. Al final, estamos adorando a otros dioses pese a que se propugna solo el culto a uno. Un poco contradictorio ¿no?

          También el propio Juan Eslava Galan hace una pequeña investigación sobre la persona de María Magdalena. ¿Realmente era una prostituta como se comenta a día de hoy? Pues ya os digo yo que no y es que la interpretación que se le ha dado le ha cargado la fama de hoy en día. La realidad es que la propia María Magdalena era una seguidora del propio Jesús, incluso algunos afirman que sería otro apóstol más dentro del grupo.

          La virginidad de María es otro de los temas que da mucho para hablar y es que ¿realmente Marí tuvo a Jesús por obra y gracia del Espíritu Santo? ¿La propia María fue concebida sin pecado original? Y es que la propia Iglesias con sus rifirrafes hicieron este tema de vital importancia incluso con disputas muy grandes entre los franciscanos y dominicos ya que los dominicos pensaban que la virgen nació con el pecado original cosa que los franciscanos se oponían contrariamente.

          Juan Eslava Galán hace acopio de ese humor que lo caracteriza y te asegura tanto lecciones de historia, como curiosidades y risas aseguradas porque no hay mejor manera que reírse de uno mismo y de la vida y si no atenemos a la Iglesias con sus contradicciones pues hay mucho por lo que echarse unas buenas carcajadas.

          La edición de Planeta es espectacular ya que todas las páginas del libro están a todo color y de esta forma podemos apreciar mucho mejor los detalles a los que se hace referencia en sus párrafos.

          En definitiva, La madre del cordero hace un repaso a la simbología cristiana y sus curiosidades con mucho sentido del humor a la vez que aprendemos mucho de lo que damos por supuesto y que muchas veces no es lo que pensamos. Juan Eslava Galán acerca la historia de una manera fácil, amena y sencilla y lo convierte en un gran entretenimiento, cosa que muy pocos autores consiguen con su destreza.


Puedes comprar el libro aquí: La Madre Del Cordero

Gracias a la editorial Planeta por el ejemplar.

¿Has leído el libro o algún otro del autor? ¿Qué te ha parecido? Espero tus comentarios más abajo :)

También te gustará

10 comentarios

  1. Tiene buena pinta¡¡ me lo apunto¡¡
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. La iconografía cristiana era una de mis asignaturas favorita de la carrera, así que me lo apunto por si algún día cayese en mis manos. Besos

    ResponderEliminar
  3. Para mí todo lo relacionado con la religión, sea cual sea, es un fraude. Me gusta mucho Eslava Galán por su sentido de humor. No obstante, ahora mismo me pongo mala con solo ver el término "la iglesia católico", así que lo dejo para más adelante.
    besos

    ResponderEliminar
  4. Hola^^
    No lo conocía pero no es para nada mi tipo de lectura y dudo que lo llegase a disfrutar por lo que, sin dudas, descarto leerlo y lo dejaré pasar.
    un besote!

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Lo dejo pasar, este no es para mí. Besotes

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    Definitivamente no gracias, jajaja la religión y yo no nos llevamos en nada, así que me abstengo de leer esto aunque tenga sus tintes irónicos y todo eso. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    Definitivamente no gracias, jajaja la religión y yo no nos llevamos en nada, así que me abstengo de leer esto aunque tenga sus tintes irónicos y todo eso. Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  8. no me llama mucho, gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. No es lo que suelo leer, pero si tropiezo con él, no me importaría leerlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. No me llama nada, pero solo quería comentar que no podía dejar de ver un pollito en la portada del libro :'D (No me peguéis).
    Nos leemos!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.