reseña

Reseña: Un juego para toda la familia, de Sophie Hannah

          Tras el éxito de Los crímenes del monograma, vuelve Sophie Hannah, quien, en la línea de Patricia Highsmith y Ruth Rendell, explora la delicada línea que separa la bondad de la maldad, convirtiendo el espacio doméstico en el territorio del miedo.
          Justine creía conocerse bien, hasta que una llamada anónima hace que se dé cuenta de que quien está detrás del teléfono parece conocerla mucho mejor.
          Cuando revisa los deberes que ha realizado su hija Ellen, Justine se encuentra leyendo una historia escalofriante articulada en torno a una serie de asesinatos siniestros cometidos en la nueva casa a la que la familia se acaba de trasladar.
          ¿Puede ser la propia Ellen quien haya cometido esa atrocidad?
          ¿Puede ser culpable de esos asesinatos, tal y como ella parece asegurar en su redacción escolar?
          ¿Cómo si no iba a inventar algo tan grotesco, situarlo en la propia casa y con su familia como protagonista?
          Justine entra en pánico cuando descubre que Ellen también ha inventado tener un mejor amigo en la escuela –un chico al que los profesores dicen no conocer–.
          A partir de entonces, Justine empezará a recibir una serie de llamadas anónimas que la harán temer por la seguridad de su familia y entrará en un siniestro juego de pistas que la llevarán a descubrir quién está realmente al otro lado de la línea

          Muchos de vosotros conoceréis a Sophie Hannah como la “heredera” de Agatha Christie ya que fue la elegida para hacer un libro con los personajes de la reina del misterio. Es una de mis autoras pendientes y en cuanto supe que en España traían una nueva novela (que nada tiene que ver con Poirot o Miss Marple) no dudé en querer hacerme con un ejemplar. Debo decir que el acercamiento hacia Sophie Hannah fue muy satisfactorio.

          Justine y su familia se marchan a vivir fuera de Londres, un lugar tranquilo para su familia pero las cosas empiezan a cambiar. Su hija Ellen, se vuelve mas taciturna, más retraída y es cuando Justine descubre una historia que escribió su hija. Un relato macabro, siniestro, que habla de asesinatos en el pasado en esa misma casa y las alarmas de la madre empiezan a saltar. Una red de mentiras y secretos empiezan a desvelarse en torno a la familia, nos metemos de lleno en una espiral de locura o paranoia para conocer toda la verdad.

          La autora desde el primer momento juega con nuestra mente, quiere confundir al lector y he de admitir que lo consigue a la perfección. Esa espiral de locura en la que nos vemos inmersos hace que nos cuestiones casi todo lo que leemos en el libro y es precisamente lo que nos intenta transmitir la autora, que vivamos en nuestra propia carne lo que está viviendo la protagonista principal. Justine. Ella es la narradora de la historia y asistimos de su mano a todo lo que le está aconteciendo, la locura, el odio, la paranoia, el no saber que hacer y cuestionarnos todo lo que vemos.

          Puede que al principio el lector se sienta un tanto desorientado, desubicado y no entienda mucho el progreso de la historia pero sin darte cuenta, te estás metiendo en lo profundo de la trama, en las mismas entrañas de lo que nos está contando Justine. Sus miedos, sus reflexiones… somos testigos de todo. Además, el libro viene intercalado con retales de la historia de Ellen y a la par que conocemos lo que ocurre en la realidad también vemos lo que está sucediendo en el relato de la hija. ¿Verdad o ficción?

          El ritmo es constante y aunque no sea un page-turner la verdad es que se lee muy fácilmente y hay momentos en los que es necesario cerrar el libro y hacer tus propias cavilaciones sobre si lo que lees es realmente lo que estás leyendo u otra cosa más. No lo sabes, dudas de todo… diría que incluso de hasta de tu propia existencia si me apuráis.

          Los personajes pese a que algunos secundarios no están muy trazados, los principales muestran un carácter bien definido y una evolución constante a lo largo de toda la novela. Conocemos a una Justine o Ellen o Alex distintos a como será el final, vemos lo que le está pasando y hasta me sorprendió en cierta manera Justine y alguna que otra de sus reacciones.

          En definitiva, Un juego para toda la familia es un relato que atrapa al lector y del que será un jugador más en este juego tan particular. Sophie Hannah tiene preparado para ti un divertimento que de locura e irrealidad que hará que te plantees muchísimas preguntas que cuestionarán todo lo que leas. Si quieres jugar, adelante, lee el libro… ¡si te atreves!

Puedes comprar el libro aquí: Un Juego Para Toda La Familia

Gracias a Roca Editorial por el ejemplar.

¿Has leído el libro o alguno de la autora? ¿Qué te ha parecido? Espero tus comentarios más abajo 🙂

19 thoughts on “Reseña: Un juego para toda la familia, de Sophie Hannah

  1. No me llama nada, pero cero.. x) no sé porqué no me atrae
    pero bueno, puesto que casi todo el mundo que conozco tiene tantas cosas buenas qué decir de él.. igual me animo
    un beesito

  2. Me apetece desde que ví las primeras reseñas, pero ahora mismo quiero dejar un poco de lado la novela negra, que vaya mesecito que llevo! Tal vez más adelante.
    un beso

  3. Este lo he leído. Me pareció un libro francamente entretenido en el que, en un momento determinado, no tenía del todo claro por dónde me iba a salir la autora. Es todo un juego, y nunca mejor dicho
    Besos

  4. Pues acabo de terminarlo y no me ha gustado. Al principio lo leí muy interesada, pero no me ha gustado hacia dónde va y cómo termina la historia…me esperaba más, qué pena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *