Reseña: Lujuria, de Juan Eslava Galán

9:30



          En Lujuria, Juan Eslava Galán, conocido por sus amenos ensayos divulgativos, cuenta las anécdotas y los datos más curiosos que el sexo y el deseo han aportado a la Historia de España. Algunos de los episodios narrados en este libro son, en palabras del propio Eslava, «las sesiones de cine porno con que Alfonso XIII amenizaba a sus compañeros de montería los días de lluvia; los bailes taxi de la Segunda República, que permitían a los reprimidos abrazar a una mujer hermosa al precio de un cupón; la dieta de carne impuesta por los obispos durante el Nacionalcatolicismo; las dificultades de la mayor escritora de novelas eróticas cuando tuvo que enfrentarse a su propia noche de bodas; las parejas refugiadas en la fila de los mancos de los cines; el recauchutado de los primeros condones; las furibundas excomuniones del cardenal Segura; las extravagancias de los censores, que agregaban encajes para ocultar la teta; la revolución de las costumbres que trajo la democracia y el impactante desnudo de Marisol, la niña modelo del Franquismo, que conmocionó España hasta sus más recónditos cimientos hasta propulsarla a su puesto actual de la nación más liberada de Europa.»

          Este es el primer volumen de la serie Los pecados capitales de la historia de España, cuya segunda entrega tratará sobre un pecado de rabiosa actualidad: la avaricia.


          Hace un par de meses descubrí a Juan Eslava Galán y me encantó. Su novela de no ficción La Segunda Guerra Mundial contada para escépticos y su otra pero de ficción Misterioso asesinato en casa de Cervantes fueron las obras en las que dije que este autor "mola". Cuando supe que Destino sacaría una serie de Los pecados capitales de la historia de España y más sabiendo que le propio Eslava Galán los escribiría, no me lo pensé dos veces... ¡a por el de cabeza!

          La primera entrega está dedicada a la lujuria y que como bien define la RAE; es el vicio consistente en el uso ilícito o en el apetito desordenado de los deleites carnales. Pues como no, el sexo en su estado más puro y castizo está presente en este ensayo. Recorreremos desde finales del siglo XIX hasta entrada la democracia los caminos de la carne, de lo pecaminoso para la iglesia pero para otros el gustirrinín más placentero. Juan Eslava Galán con su peculiar humor no deja de sorprendernos con pequeños chistes en sus páginas e incluso en las notas a pie de página (sí, con este autor me encanta leer las notas a pie de página porque siempre descubres algo).

          Conocer como era el sexo en aquellos tiempos siempre es algo que me había llamado la atención, tenemos en nuestra mente a una sociedad cerrada en ideas y conceptos y leer algo sobre las relaciones sexuales siempre es chocante en aquella época.

          Curioso el hecho de que Isabel II (la española) era de practicar bastante el sexo con varios hombres, no vaya a ser que se le olvidara como hacerlo y más teniendo en cuenta que su marido era gay, la fama le precedía. Pero esto del sexo en la familia real española no deben de heredarlo, lo llevan en la sangre porque cada uno de ellos parece que tenían sus perversiones como Alfonso XIII Y y su colección de cine porno o su padre, tanto quería a María de las Mercedes pero bien que le daba de comer a su amante.

          El tema de las amantes es bastante curioso porque se veían como algo natural, es decir, tenias a tu esposa que el único propósito era procrear, la casa y los niños (machismo) y después a la querida, la amante, que era la que se entregaba sexualmente a ti. Lo que no podías hacer con tu mujer, era terreno de las amantes... en fin, como ha cambiado el pensamiento de aquellos tiempos a la actualidad.

          Nuestra querida iglesia hace acto de presencia y como no, siempre en contra del sexo ya que es algo inmoral e impuro, el cual el placer estaba totalmente prohibido y aleccionaban a las mujeres para no sentir nada. Los mayores atrasos en cuanto a sexo se vivieron con la época franquista y la iglesia ya que frenaban cualquier tipo de desarrollo en la materia. Todos sabemos que España siempre se ha caracterizado por su picardía y precisamente eso ha servido para que los españoles pudieran disfrutar de las películas un tanto subidas de tono gracias a esquivar con ese punto de canallería a la censura española.

          Sin duda, Lujuria es un comienzo fuerte y calentito para esta serie de libros de Juan Eslava Galán que harán recorrido para conocer nuestros pecados capitales a lo largo de la historia. Os recomiendo leer a este autor para pasar un buen rato y sobre todo, conocer el pasado de nuestro país porque así podremos entender el presente y que mejor manera que conociendo nuestras debilidades, aquello en lo que siempre pecamos.


Puedes comprar el libro aquí

Gracias a Ediciones Destino por el ejemplar

¿Has leído algo del autor? ¿Qué te han parecido algunas de sus novelas? Espero tus comentarios más abajo :)

También te gustará

17 comentarios

  1. Uy, Chema. Es un autor con el que todavía no me he estrenado. De él tengo La mula, aprovechando que estaba buen precio en el kindle flash. Aunque también tengo más que apuntado Misterioso asesinato en casa de Cervantes. Esta de Lujuria, sin embargo, no me atrae tanto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No me veo con este libro. NO me acaba de atraer.

    ResponderEliminar
  3. Me lo apunto, que quiero indagarlo un poco más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aun no me he adentrado en la obra de este autor, pero no se yo si me gustará.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! me he abierto un blog hace poquito y estoy empezando a hacer reseñas. Tengo muchas ganas de ir haciéndolo cada vez mejor, así que me seguiré pasando por aquí ¿nos seguimos?
    Un abrazo, la Utah.

    Mi blog es http://loslibrosdeutah.blogspot.com.es ♡

    ResponderEliminar
  6. Ay los terrestres y el sexo... En Júpiter esto no pasa jajaja
    Te quiero bombon ❤️

    ResponderEliminar
  7. Me pica la curiosidad así que no descarto leerlo.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  8. Holii, no lo conocía, pero me parece un libro muy curioso, y me lo llevo apuntado por si algún día me da por leerlo, besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Chemiii! La verdad que de Isabel II he leído muchas cosas de sus ansias de sexo extramarital, y ya de su marido ni te digooo... Este autor me llama mucho usa muy bien los datos historicos y en cuanto pueda me leo La primera guerra mundial contada para excepticos (empiezo por el principio). Cuando pueda me hago con este libro.
    Un besin.

    ResponderEliminar
  10. Hola!
    Lo dejo pasar, no me llama mucho. Besotes

    ResponderEliminar
  11. Podría animarme con este libro si se pone en mi camino.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Pinta bastante bien, igual me animo pronto
    un beesote

    ResponderEliminar
  13. Para mí la iglesia debería desaparecer del faz de la tierra, entre otras cosas por su intromisión constante en las vidas privadas de la gente, convirtiendo a varias personas en seres desdichados. Pero por otro lado, es gracias a eso que se pueden escribir libros tan curiosos y divertidos como éste.
    saludos

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    Tengo en la enorme pila de pendientes La segunda guerra mundial contada para escépticos, a ver cuando le hago un hueco.
    La verdad que esta nueva colección tiene buena pinta, y no descarto leerla en un futuro. Me parece interesante leer la importancia y las costumbres sexuales en esa época.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola! A mí me gusta mucho Eslava Galán. He leído casi todos sus libros de historia (tengo varias reseñas en mi blog) y en cuanto vea este en la librería también me lo compraré porque es una apuesta segura. Su estilo riguroso pero tremendamente divertido ha hecho que, para mí, sea un autor imprescindible. Otra de sus novelas que me gustó mucho fue "En busca del unicornio". Es la primera que leí y ya se convirtió en uno de mis escritores favoritos. Te la recomiendo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que de entrada no me atraía tanto pero me he reído un rato con tu reseña. Si se me cruza no me importaría leerlo.

    Besos

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.