reseña

Reseña: El lector del tren de las 6.27, de Jean-Paul Didierlaurent

          Guibrando Viñol no es ni guapo ni feo, ni gordo ni flaco. Su trabajo consiste en destruir lo que más ama: es el encargado de supervisar la Cosa, la abominable máquina que tritura los libros que ya nadie quiere leer. Al final de la jornada, Guibrando saca de la entrañas del monstruo las pocas páginas que han sobrevivido a la carnicería. Cada mañana, en el tren de las 6.27, se dedica a leerlas en voz alta para deleite de los pasajeros habituales. Un día descubre por casualidad una pieza de literatura atípica que le cambiará la vida.
          La amistad une a un grupo de personajes aparentemente anodinos, probables compañeros invisibles de nuestros viajes cotidianos en tren, que esconden mundos extraordinarios donde todo es posible: un vigilante de seguridad que habla en verso, una princesa cuyo palacio es un aseo público, un mutilado que busca sus piernas. En una mezcla insólita de humor negro y dulzura, celebramos con ellos el triunfo de los incomprendidos.

          Un libro que habla de libros, o lo que es lo mismo la metaliteratura. El lector del tren de las 6.27 es una obra que narra la perspectiva de un lector, un simple lector que todas las mañanas se sienta en el tren que le lleva al trabajo y deleita con su lectura a los usuarios del transporte. Creo que es la obra que todo buen amantes de las novelas disfrutará sin contemplaciones y así lo demuestra con el número de ventas que consiguió en su país de lanzamiento.

          La historia nos narra parte de la vida de Guibrando Viñol, un hombre corriente que lee por placer por y para la gente y ¿por qué? porque siente la necesidad de compensar con sus actos el trabajo que hace en su día a día, triturar libros que ya nadie lee. A partir de esta simple premisa, la historia tomará un cariz personal cuando nuestro protagonista encuentra de casualidad un usb con unos textos que le harán buscar a esa persona que se esconde tras esa prosa, en busca de su dueño y por fin ponerle cara.

          Ya adelanto que esta lectura os sabrá a poco, son muy pocas páginas que se devoran en muy poco tiempo y que al final te deja con la sensación de querer saber mucho más. Un ritmo pausado, con muy pocas intervenciones pero que no hace su lectura para nada pesada, es más, disfrutarás de toda su lectura de arriba a abajo. Es de estas historias que quieres que el autor continúe, que te deja medio huérfano pero con un buen sabor de boca. Me es muy difícil explicar muchas de las buenas sensaciones que me ha transmitido el libro por eso ya desde aquí os recomiendo su lectura.

          Creo que podemos distinguir dos tipos de tramas en el libro. La primera relacionada con las lecturas de los textos del usb que encontró Guibrando Guiñol y la segunda con la búsqueda de los libros de Giuseppe. Las dos son fantásticas y aunque la primera es más directa hacia el lector, la segunda tiene un toque bastante especial que hace uno empatice y sienta mucha simpatía por el italiano.

          En cuanto a los personajes, tenemos a nuestro protagonista, Guibrando Guiñol, un hombre sensible y que odia su trabajo porque implica la destrucción de lo que más quiere en este mundo, los libros, Después tenemos a nuestros secundarios como Giuseppe, el hombre que sufrió un accidente en la Cosa y que tiene como finalidad encontrar una serie de libros por un propósito final que no diré para no estropear la sorpresa, Yvon Grimbert el vigilante de la fábrica y que habla en alejandrinos.

          En definitiva, El lector del tren de las 6.27 es la novela por y para los lectores, un libro que habla de libros y los trata y siente como solemos hacerlo los que somos asiduos a esta afición. Un imprescindible si quieres dejarte llevar por el sentimiento de la lectura y que te aseguro que pasarás un muy buen rato. No dudes en tenerlo en tu estantería cuanto antes.

Puedes comprar el libro desde aquí: El Lector Del Tren De Las 6.27
Gracias a Seix Barral por el ejemplar
¿Has leído el libro? ¿Qué te ha parecido? ¿Le darías una oportunidad? Espero tus comentarios más abajo 🙂

20 thoughts on “Reseña: El lector del tren de las 6.27, de Jean-Paul Didierlaurent

  1. Pues lo mas trsite en verdad es que sea tan corto. Pero igual parece que tiene bastante trama y rollo con el que jugar en tan pocas paginas, y con buenos personajes como dices. No había escuchado nada de nada sobre el. Pero creo que ele daría una oportunidad.

    Gracias por la gran recomendación!!

    Saludos hermanos!!

  2. Pues la cosa es que había visto este libro un montón de veces, porque la portada es llamativa y quieras o no, te fijas en ella, pero nunca había leído la sinopsis. Y ahora que he leído tu reseña me han entrado muchísimas ganas a leerlo! Muchas gracias 😀

  3. Pues no lo he leído, pero me lo apunto sin duda, porque me ha llamado mucho la atención… no soy muy de metaliteratura, pero la sinopsis de éste me ha entrado por el ojo, así que gracias por la recomendación.

    Besooss!!

  4. Una de mis compras del Día del Libro. Por el carácter del trabajo del protagonista se parece a "Una soledad demasiado ruidosa" de Bohumil Hrabal. Espero que no sea un plagio…
    saludos

  5. Yo no congenié, no sé si es que ya estoy cansada de que cualquier excusa sirva para colarme un libro sobre libros o es que realmente le falta tirón. Pero me pareció superficial y bastante anodino, ni siquiera me llamó la atención cuando al principio nos cuentan que lee en el tren…
    Una pena, me llevé un planchazo
    Besos

  6. Hola 🙂 Apuntado desde ya. Me pinta genial la sinopsis y al tener pocas páginas es perfecto para una pequeña lectura, pero que sea buena y de calidad. Gracias por la reseña, porque no lo conocía de nada. Un saludo 🙂

  7. Ni siquiera me di cuenta a qué hora terminó el libro, lo estaba disfrutando tanto que creo que me han robado páginas. Al inicio lo obtuve y lo dejé en espera, la sinopsis que lei no decía lo que realmente encontré en sus páginas, es una historia tan linda con historias tan lindas. Y es un poco lo que ahora escribo, sobre los lectores digitales de libros, que muchos satanizan y que a mí me han permitido reencontrarme con los libros en las horas muertas del tráfico o en el paseo del perro. Un libro que sentí pena cuando terminó, pero que me deleitó mucho con sus breves páginas.

Deja un comentario para poder leer tu opinión.