reseña

Reseña: El Experto perfecto, de Fermín Mayor García

SINOPSIS

          Después de cinco años, el grupo de investigación Santo Grial perteneciente a la empresa tecnológica de inversiones T-Investing descubre lo que los gurús en economía denominan El Experto Perfecto: un programa informático capaz de ganar dinero continuamente en los mercados de divisas. Aunque pretenden mantenerlo en secreto, a las pocas horas del hallazgo, los laboratorios de la compañía situados en la torre Shard de Londres sufren un tremendo ataque en el que muere el padre de la criatura Roger AppleWhite y desaparecen todas las copias del mismo. Sólo la joven programadora y ayudante, Elena Beillevaire, consigue escapar del edificio. Comienza así una frenética huida para salvar su vida pues ella, dentro de su cabeza, tiene la única clave para poder reproducirlo. En su camino Elena pide ayuda a un antiguo compañero suyo: Fran Castillo. Éste, un funcionario de correos con una vida normal y corriente, llevado más por sus sentimientos que por la razón, viajará a la ciudad del Big Ben donde se encontrará entre el fuego cruzado de las dos organizaciones que buscan a su amiga. 
          Por otra parte, George Ventura, escritor del best-seller “El caso eclesiástico de Roswell” y primo de Fran, es despedido de su trabajo en la prestigiosa revista americana “Misterious Words”. Su afán de éxito y su asquerosa necesidad por mantener su ritmo de vida le llevarán a tratar de arrancar, como hizo en el pasado, algún nuevo secreto al mayor laboratorio científico de la historia: la Iglesia. 
          Y en un lugar perdido bajo tierra, número 23, como así lo llaman tras su secuestro, no tiene más remedio que realizar acciones clandestinas para salvar la vida de sus pequeñas: desde robar plutonio enriquecido hasta guiar a un Boeing 737 por la ruta de Washington a Nueva York. Hacker reconocido mundialmente con el sobrenombre de Talía, ahora se ha convertido, a la fuerza, en un Spycker: espía cibernético jamás detectado. 
          El Experto Perfecto es un frenético thriller tecnológico en el que, tras el descubrimiento de un asombroso autómata aparentemente inofensivo, se presenta una realidad en la que el mundo actual, dominado por las nuevas tecnologías, encuentra, precisamente en ellas, su mayor talón de aquiles.
OPINIÓN
          Dentro del mes de prueba del servicio de Kindle Unlimited, me dejé un poco guiar por las páginas del catálogo y la verdad es que al leer la sinopsis y las opiniones de este libro quise llevarme por la emoción. No dudé en darle una oportunidad y conocer un poco la obra de un autor novel que en muchas ocasiones nos dan más que una sorpresa. Error fatal, Después de leer esta novela creo que toda la puntuación que tiene en Amazon, con cinco estrellas, está muy sobrevalorada e inflada y pienso dar mi opinión al respecto.
          La historia comienza cuando conocemos a George Ventura y Fran Castillo, uno un escritor de éxito aunque últimamente de capa caída y el otro un funcionario de Correos que está empezando a odiar toda esa rutina que tiene día a día. Por otro lado, tenemos a Elena, ex novia de Fran, que trabaja para la multinacional T-Investing para descubrir el experto perfecto que es un algoritmo que descifraría las fluctuaciones del mercado de divisas y haría ganar dinero ilimitado a esta multinacional. Una vez tenemos esto hay que sumarle las intrigas del Vaticano, del FBI y planes ocultos de comunistas de la desaparecida URSS para tener un cóctel molotov dispuesto a explotarnos en la cara directamente.
          Me ha parecido una trama sumamente absurda, con un montón de relaciones nada creíbles, con diferentes temas que se mezclan de una manera caótica y que en muchas ocasiones no sabía por donde coger el libro. Que si el Vaticano estaba metido en el meollo, que después viene el FBI e interviene, pero después tenemos a un grupo de comunistas que intentan acabar con el capitalismo mediante el sistema actual. Unas mezclas sumamente peligrosas que no han conseguido cuajar de ninguna manera.
          Y lo que me ha sorprendido han sido los esfuerzos para que tenga el mínimo “sentido” al final del libro. Durante casi toda la novela parecía que estaba leyendo dos historia distintas y en el último cuarto he visto una unión muy forzada que deja al lector con cara de tonto. Solo me ha quedado claro el mensaje final del libro, que las tecnologías pueden ser contraproducentes en el sentido de la privacidad de nuestros datos. Nada más, eso sería la moraleja que encontramos.
          Los personajes no han conseguido transmitirme un mínimo de ese sentimiento que necesitas para empatizar con ellos. Sosos, aburridos y totalmente innecesarios en muchas situaciones. Tenemos a un escritor que intenta buscar su nueva musa de inspiración y a un anodino funcionario que no hace más que desdecirse a cualquier momento para después no ser nada coherente con su caracterización. Después tenemos a un malo que lo tomas por el verdadero antagonista del relato, pero que en ocasiones dice o realiza ciertas acciones que no tienen nada que ver con la personalidad que veríamos en cualquier novela similar.
          Y perdonar que vuelva con el tema, ¿realmente el Vaticano tenía que meterse en la historia? No se, de todas las organizaciones o entes que hay por el mundo, el Vaticano se mete con un calzador y uno se queda ojiplático preguntándose ¿por qué? ¿era necesario? Ya ha pasado la fiebre de Dan Brown y su Ángeles y Demonios y demás novelas que han surgido a su alrededor. Este tema no era algo que necesitara la historia.
          Otro punto a destacar, aunque no tenga que ver con el contenido de la novela, es el aspecto formal. Me refiero a la maquetación del libro y algo que me resulta sumamente molesto en los libros, las faltas de ortografía. Todos somos humanos y podemos confundirnos, pero un cosa es encontrarte con un par de fallos y otra es una lista impresentable de faltas que no dan seriedad a un libro. Evidentemente, si tu tienes un libro lo mínimo que puedes hacer es corregir todos los errores gramaticales que encuentres y subsanarlos. Aunque no pagues a un corrector profesional. molesta a un par de amigos que te ayuden en esa tarea. Es la primera vez que veo un libro de un autor novel con tantos fallos.
          En definitiva y para no ahondar mucho más en la herida, El Experto perfecto es una historia innecesaria, unos personajes muy planos y anodinos que no aportan nada, una trama poco creíble que no sabe por donde vaga hasta el último cuarto del libro, cuando el autor hace un remiendo para que quede todo “perfectamente coherente” y situaciones que sobran e incluso molestan en el objetivo final de la novela.

¿Habéis leído el libro? ¿Tuvisteis una experiencia similar con alguna que otra novela? Espero vuestros comentarios abajo 🙂

14 thoughts on “Reseña: El Experto perfecto, de Fermín Mayor García

  1. jajaja mientras leía la sinopsis, decía: "Ufff…pero es que no lo leería"!
    y después leí tu reseña XD, claramente no lo leeré
    muchas gracias por la advertencia <3
    besotes!

  2. No me sonaba este libro. Ya la sinopsis no me atraía mucho. Y viendo tu opinión, rotundamente lo dejo pasar. Mejor suerte para la próxima lectura.
    Besotes!!!

  3. Hola! Acabo de ver tu comentario en mi blog y me he decidido a pasarme. A mí el libro me ha resultado sencillo de leer y me ha gustado, cierto es que tampoco esperaba gran cosa de él. Me resulta curioso como dos personas pueden tener opiniones tan distintas sobre la misma cosa, algo que sin duda nos enriquece. Y cierto es, ahora que lo dices, que quizá lo del vaticano sobraba. Un punto de vista interesante y diferente. Por aquí me quedo. Por cierto, somos casi vecinos, que lo sepas 😉 Biquiños!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *