Reseña: Dies irae, de César Pérez Gellida

9:30


SINOPSIS

          La acción de este thriller implacable arranca en la peculiar ciudad italiana de Trieste, frontera entre dos mundos. Au­gusto Ledesma elige el que fuera hogar de James Joyce como primer escenario para continuar su siniestra obra, que alimenta del aliento de sus víctimas y de la humilla­ción de sus perseguidores. Hasta allí se trasladará el ins­pector Ramiro Sancho en su frenética y obsesiva persecu­ción de un asesino en serie que parece haber acentuado su voracidad. Entretanto, al otro lado de la frontera, el psicó­logo criminalista y exagente del KGB Armando Lopategui, «Carapocha», recorrerá las calles de Belgrado junto a su hija y ahora discípula con el propósito de zanjar cuentas con un pasado despiadado del que no logra despojarse. En otra vuelta de tuerca, a través de fugaces viajes en el tiem­po, descubriremos cómo se fraguó la relación entre Pílades y Orestes y asistiremos a su sorprendente desenlace.

          Tras el rotundo éxito de Memento mori, primera parte de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne, César Pé­rez Gellida nos conduce de nuevo por los complejos labe­rintos que conforman la mente criminal desde los ojos de sus protagonistas, ya sean víctimas, asesinos en serie, ge­nocidas o quienes les persiguen. El inesperado desarrollo de los acontecimientos obligará al lector a pasar páginas en una ineludible búsqueda de respuestas.

          Haciendo gala de un particular estilo cinematográfico aclamado por la crítica literaria, el autor nos envuelve en una trama adictiva, tejida a partir de un argumento sólido y pespunteado de poemas y canciones que componen una singular banda sonora del crimen.

OPINIÓN

¡OJO! HAY SPOILERS

          Si en la primera parte toda la acción se desarrolla en Valladolid, en esta entrega nos trasladamos a Trieste y a la zona de los Balcanes. Seguimos la estela de Augusto Ledesma que continua sembrando el terror asesinando y por otro lado, Carapocha y su hija Erika se encuentran en Belgrado con un único objetivo: vengar la muerte de su esposa y madre a manos del genocida Ratko Mladić. Ante el caos que está causando nuestro asesino, Carapocha se pone en contacto con Sancho para confesarle el paradero de Ledesma para que, con su ayuda, puedan darle captura de una vez por todas. A partir de este momento, se inicia una caza para dar por terminado el reguero de victimas que está dejando Augusto Ledesma.


          La historia se desarrolla en dos espacios temporales. Por un lado tenemos el pasado de Orestes y Carapocha con sus encuentros en Nueva York o Berlín cuando inician su relación y comenzamos adentrarnos en la mente del asesino y por el otro lado, tenemos el presente que narra la búsqueda de Augusto Ledesma/Orestes por parte de nuestros protagonistas.

          Mantiene un ritmo constante y ágil durante todo el relato, es más, este supera al anterior porque me he leído el libro casi de un tirón en casi dos días de lo enganchado que estuve. La dosis de intriga sigue en aumento con esos giros argumentales que tanto me gustan y te dejan una cara de tonto que no te la borra nadie. Se disfruta muchísimo cada una de las conversaciones que encontramos a lo largo de las páginas

          Quiero destacar el fantástico trabajo de investigación que hay detrás de la novela en materia del conflicto de los Balcanes. Conocía muy poco sobre este conflicto porque me pilló muy pequeño y cuando todo terminó tendría unos once años más o menos por lo que mi desconocimiento era casi total. Pero el autor ha sabido plasmar de una manera impresionante la situación que se vivió durante todos esos años con las limpiezas étnicas, las rencillas históricas, etc. A través de Carapocha conocemos en profundidad todo el conflicto en los antiguos países que formaron Yugoslavia.


          Los personajes son la delicia del pastel, si en la primera parte ya me gustaban muchísimo, en esta segunda parte mucho más. Empatizar con Carapocha, Erika, Sancho y hasta cierta medida le coges un pequeño aprecio a Ledesma. El intento de nuestro asesino de buscar y hacer el arte que el necesita y quiere. El pasado que intenta quitar de sus espaldas Carapocha con el acercamiento a su hija y saldar deudas pendientes con el asesino de su mujer. Y por supuesto Sancho, que intenta cerrar de una vez por todas la verdad sobre Augusto y poder encerrarlo de por vida. Ojo, al uso de los narradores porque aquí encontramos al narrador omnisciente en tercera persona y hay partes que utiliza el de primera persona por una simple razón que nos daremos cuenta al final de la novela.

          Y para rematar, podemos encontrar una estupenda selección de música como Vetusta Morla, Love of Lesbian, etc. que es el súmmun completo de la obra. Tener de fondo esa maravillosa banda sonora y sentir lo que siente el personaje Augusto cuando la escucha, te hará empatizar y sentirlo cerca de ti. Un gran acierto.

          Por tanto, cuando siempre se dice que segundas partes nunca fueron buenas, en este caso se equivocan. Una auténtica gozada que va in crescendo poco a poco para llegar a un final que te dejará estupefacto y con ganas de poder continuar para saber el desenlace final de nuestros protagonistas. Nos vemos en Consummatum est.


Puedes comprar el libro desde aqui: Dies irae: Versos, canciones y trocitos de carne II

¿Has leído el libro? ¿Qué opinas de el? Deja tus comentarios abajo :)

También te gustará

22 comentarios

  1. Veo que te ha enganchado totalmente. A ver cuándo me puedo poner yo con esta trilogía. Es que hay tanto por leer, jaja!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, el problema de todos que siempre se nos acumulan libros haha. Gracias por comentar! :)

      Eliminar
  2. Veo que la estás disfrutando. Espero que el tercero sea igual de buenos que los anteriores y lo disfrutes tanto o más :-)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sí pero ya me ha comentado que será igual o mejor que los anteriores. Saludos! :)

      Eliminar
  3. Ya sé que me repito, pero ¿qué puedo decir? Una trilogía fantástica y unos personajes inolvidables y seré rarita, pero cada reseña que leo vuelve a entrarme la nostalgia por Augusto...
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá el tercero sea un gran punto y final. Gracias por comentar! :D

      Eliminar
  4. Muy buena reseña¡¡ me encantará leer este libro¡¡¡ espero conseguirlo pronto¡¡ saludos¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Te he leído por encima que no he leído aún ni el primer libro. A ver cuándo me animo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Holaaa!!!
    no conocía al autor!!!
    gracias por compartir sus libros :3 y tendré que conseguirlos!!!!
    un besote :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gusta la novela negra, te encantará esta trilogía :D

      Eliminar
  7. hola de esta trilogía leí el primero y ahora me da pereza ponerme con el resto, esto es lo que pasa por ir dejándolo, me tendré que poner porque a todo el mundo le gusta, gracias por la reseña chao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te ha gustado el primero, el segundo sigue en la misma línea :D

      Eliminar
  8. He oído solo cosas buenas de esta trilogía. Caerá en algún momento. Seguro. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que cuando la leas te guste tanto como a mí. Gracias por comentar! :D

      Eliminar
  9. A mi esta trilogía me encantó, no dejo de recomendarla!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi nueva recomendación cada vez que alguien me pregunta por novelas de este tipo. Saludos! :D

      Eliminar
  10. Pues ya verás Consummatum est... Me parece que le da un final muy bueno a la trilogía, ya nos contarás qué te parece.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero poder terminarlo mañana pero la cosa está muy caliente!!! :D

      Eliminar
  11. Paso de puntillas por tu reseña que la quiero leer en breve :)

    Bs.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.