reseña

Reseña: El umbral de la eternidad, de Ken Follett


SINOPSIS

          En el año 1961 Rebecca Hoffman, profesora en Alemania del Este y nieta de lady Maud, descubrirá que la policía secreta está vigilándola mientras su hermano menor, Walli, sueña con huir a Occidente para convertirse en músico de rock. 
          George Jakes, joven abogado que trabaja con los hermanos Kennedy, es un activista del movimiento por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos que participará en las protestas de los estados del Sur y en la marcha sobre Washington liderada por Martin Luther King.
          En Rusia las inclinaciones políticas enfrentan a los hermanos Tania y Dimka Dvorkin. Este se convierte en una de las jóvenes promesas del Kremlin mientras su hermana entrará a formar parte de un grupo activista que promueve la insurrección.
          Desde el sur de Estados Unidos hasta la remota Siberia, desde la isla de Cuba hasta el vibrante Londres de los años sesenta, El umbral de la eternidad es la historia de aquellas personas que lucharon por la libertad individual en medio del conflicto titánico entre los dos países más poderosos jamás conocidos.
OPINIÓN
          Estamos ante el último libro de la trilogía The Century que empezó allá por el año 2010 con La caída de los gigantes, seguido de El invierno del mundo y cerrando con este, El umbral de la eternidad. Las expectativas puestas fueron muy altas desde el principio y más teniendo en cuenta que me encanta Ken Follett desde que descubrí por casualidad Los pilares de la Tierra hace bastantes años. Soy de los que piensa que este autor o te gusta mucho o lo odias, pasa lo mismo con Dan Brown, tengo amigos que no les gusta nada de lo que escribe Follett y otros que como yo, nos gusta y los disfrutamos cada vez que saca una novela.
          Esta última parte narra los hechos desde la aparición física del muro de Berlín hasta la caída del mismo pasando por la crisis de los misiles cubanos, el asesinato de Martin Luther King y Kennedy, los problemas de la URSS y el problema de las drogas que tan de moda se pusieron a finales de los 60 y principios de los 70 entre los grupos de rock.
          Pese a que salió el martes de la semana pasada yo lo he devorado como nunca antes lo había hecho con un libro, este lunes por la mañana ya estaba terminado. Incluso he vivido momentos de ser las tres de la madrugada y decir que ya bastaba, que tenía que dejar de leer para dormir. Y es en ese instante cuando uno piensa que no llegan a nada las 24 horas que tiene un día
          Lo que más quiero destacar por encima de todo son los personajes. Toda obra de Follett pivota sobre unos buenos protagonistas y esta no ha sido menos. Rebecca, George, María, Dave, Walli… y la lista seguiría porque he llegado a conectar con todos y en muchas ocasiones me sentía identificado por las decisiones o los pensamientos que les llegaban a pasar por la cabeza. No sabría cual elegir de todos ellos pero quizás me quedaría con Rebecca por todo lo que ha pasado y llegado a sufrir. A los que más tirria les he tenido fueron a Jasper y Cam, el primero por esa esa idea de “el fin justifica los medios” en el que no le importaba vender su amistad por una exclusiva y el segundo por esa defensa del conservadurismo y el apoyo del juego sucio en la política como algo necesario.
          La base histórica y los detalles de documentación del autor son impresionantes, me transportaba directamente al lugar y la época, viajaba con los personajes y me sentía al lado de ellos. Posiblemente me hubiera faltado algo más al final del libro, me esperaba como un desenlace mucho más cerrado en todos los sentidos, ese sería la objeción que le pondría.
          Dividida en diez partes, quizás la crisis de los misiles de cuba se me hizo un poco más pesada. Ese hecho casi nos arrastró a una tercera guerra mundial pero Follett se paró demasiado y dejó de lado otros capítulos históricos que deberían haber llevado mayor importancia. Aún así me esperaba la participación más activa de Fidel Castro en el relato y no la hubo por ningún lado.
          Y para los que les guste las escena de sexo, no se tienen que perder todos esos pasajes que tan bien nos tiene acostumbrados el autor desde siempre. Un buen sexo explícito y en algunas ocasiones con un poco de escándalo para caldear el ambiente y que se te escape alguna que otra sonrisa mientras lo lees.
          Ya que cada uno de los libros de la saga narra los hechos de las diferentes generaciones de cada familia, no es imprescindible leerse los primeros aunque si es recomendable para entender las relaciones que tienen cada uno en el presente. Sabía que tarde o temprano iba a llegar la muerte de la primera generación y tengo que admitir que se me ha escapado alguna que otra lagrimilla con la muerte de algún personaje que fue bastante importante en el pasado.
          Resumiendo, El umbral de la eternidad es un buen cierre para la trilogía The Century, con unos buenos personajes que nos atraparán desde el principio, una trama muy bien llevada al estilo de Follett y un periodo histórico perfecto y poco explotado por las novelas. Hacía tiempo que nos disfrutaba tanto de una novela como esta.
Puedes comprar el libro desde aquí: El umbral de la eternidad (The Century 3)

¿Estás leyendo el libro? ¿Que te está pareciendo? Deja tus comentarios abajo 🙂

14 thoughts on “Reseña: El umbral de la eternidad, de Ken Follett

  1. Paso de puntillas por tu reseña ya que será mi próxima lectura y espero disfrutarlo tanto como tú, los dos anteriores me encantaron
    Besos

  2. Me leí sólo la primera parte de esta trilogía. La verdad es que me cuestan estos libros tan largos, porque en el tiempo que me lo leo, puedo leerme tres de cuatrocientas páginas… Pero la verdad es que son buenísimos.

    1. El problema de Los Pilares de la Tierra son la cantidad de descripciones de arquitectura de las catedrales que hace que uno se pierda en más de una ocasión y se le atraganten ciertos capítulos. Gracias por comentar! 🙂

  3. Yo también lo he leído. Me ha gustado, la trilogía va de menos a mas, y este tiene alguna diferencia notable. Hay épocas a las que dedica más tiempo que a otras claramente (años para ser exactos) y personajes que se salen del libro (como G)
    Besos

  4. Estoy deseando ponerme con esta trilogía, creo que es una pasada… has terminado de convencerme… voy a por ella y te cuento¡¡ gracias por tu gran reseña¡¡¡ nos leemos¡¡¡¡ Veo que tenemos gustos parecidos¡¡ saludos¡¡

Deja un comentario para poder leer tu opinión.